La nueva situación

Autora: Mª Antonia

“Lo más cercano es la mesa camilla ante la que paso la mayor parte del día. Si levanto los ojos veo el gran ventanal de cristal que da al jardín y que llena de luz la estancia. En su alfeizar un montón de plantas crecen como si estuvieran en un invernadero.

En los cristales de esa misma ventana, en los días de lluvia, se produce un sonido extraño y diferente a cualquier otro. Nunca en mi vida he oído llover con ese son: no son las gotas de agua dando contra el cristal, es un gorjeo continuo y metálico que se me ha hecho tan familiar que ya forma parte de los sonidos de mi vida. Sé que ese murmullo no lo oiré ya nunca en ningún otro lugar del mundo.

Ya no saldré de aquí.


Ya no volveré a casa.

Y, aunque es cierto que aquí dentro no llueve y que me defienden del frio y del hambre, no lo hacen de la soledad”.

Marta dejó de leer, tenía los ojos llenos de lágrimas.

Había acudido a ver a su madre a la residencia de ancianos y por casualidad encontró el cuadernito en el que ella escribía “sus cosas”. Lo había hecho toda la vida.

En ese momento tomó la decisión, abrió la maleta que estaba debajo de la cama, metió todo lo que encontró por allí, incluido el cuadernito, y bajó a recoger a su madre.
Ya pensaría como explicar a Antonio y a sus hermanos la nueva situación.

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s