Como la cigarra

Autor: Kepa Vadillo

Me han emplazado para que participe en este blog de relatos. En la animada conversación del sábado por la tarde, uno de los temas principales fue el del amor. Nuestra amiga Mar, no entendía como alguien se podía enamorar de Trump.

Prometimos no escribir sobre Trump y como soy respetuoso hacia mis compis, decidí empezar a participar con un relato breve, pero enriquecedor.

La canción “Como la cigarra” fue interpretada como nadie por Mercedes Sosa, una cantante argentina de la zona de Tucuman. Nos dejó hace unos siete años.

La autora de esta canción fue compuesta por la poetisa, también argentina Mª Elena Walsh.

Es una oda al canto. No hay nada más placentero que ponerse a cantar. La autora escenifica en la letra de la canción un mensaje. Aunque la vida te vaya mal, aunque todo lo veas de color oscuro, más bien tirando a negro, hay que seguir cantando.

Imaginad que, después de un año bajo la tierra, la cigarra emerge de nuevo de las profundidades para seguir cantando. Hace casi un año, la cigarra no hubiese sabido quién era Trump. Perdón, pero he de cumplir mi promesa y no hablar del susodicho.

Es sorprendente como el canto mejora a cada persona, desde el punto de vista social, físico, y sobre todo, psicológico. Cantar es una actividad que está al alcance de cualquier persona.

Cantar bien es otra cosa, pero cuando estamos en la ducha no reparamos si cantamos bien o mal, simplemente saboreamos el momento de disfrutar del contacto del agua caliente (por lo menos, a mí me gusta más que la fría) con nuestro cuerpo y nos permite evadirnos, relajarnos.

Cuántas veces transitamos por el metro, ensimismados en nuestros asuntos, dando vueltas a nuestros problemas e instintivamente, levantamos la cabeza y buscamos con la mirada al músico o cantante que por unas monedas, nos distrae por unos segundos y nos adentra en nuestra memoria musical.

A quién no le ha pasado que, de repente, en un día de esos mustios, tristes, sin ganas de hacer nada, suena en una casa, en la escalera, en la televisión la canción de “La Macarena” y nuestras piernas sin querer se ponen a bailar al ritmo andaluz y máxime cuando seguimos el estribillo y cantamos……….Eeehhhh Macarena, Aaahhh.

Cantar es muy beneficioso para la salud, reduce tus sentimientos de dolor, e incluso te prolonga la vida. Disminuye la presión arterial, reduce el estrés y te permite por unos instantes, incluso parecerte a Raphael, “Que sabe nadie”.

Ahora bien, no es bueno ser siempre cigarra, también debemos de ser un poco hormigas, ser disciplinados y conseguir las metas que nos propongamos. Por eso Hillary Clinton ganará las presidenciales. No he vuelto a hablar de ……….

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s