Carta para pedir empleo a Dios

Autor: Pablo Medina

A su Excelentísima Divinidad Dios Único y Señor del Universo.

Mi nombre, Pablo Pedro, es conocido por Usted, como sus Santos, y sirve como tarjeta de presentación. Tienen en sus ofertas, varias, de las que me quedo con la que creo se ajusta más a mi experiencia laboral. Se ofrece a espíritu mundano, incluso un poco abúlico en su vivir cotidiano, puesto en el cielo en nube con asiento perpetuo para trabajar como observador de vidas terrenales y para llevar la cuenta de los malos actos humanos. Siempre por supuesto bajo la estricta vigilancia de arcángeles en puesto fijo y de grado superior.

Creo que cumplo el perfil solicitado. Seguramente encajaría en su plantilla sin ningún problema.

Esta solicitud de empleo es una más entre un millón, pero es mi oportunidad de ser admitido en el mundo laboral. Podría ser un empleo sin remuneración, ya se sabe tipo becario o sustituciones para las necesidades básicas del cielo.

De las ofertas que he leído, la suya me resulta la más atractiva, porque ofrece usted empleo en el cielo y , según dice, hay nubes para todos, que se pueden ocupar sin coste alguno, de ocupación temporal. En vez de reconocimiento laboral con baratijas materiales por permanencia en la empresa, ofrece alitas tipo ángel, aparte de conseguir observar la tierra, el mundo, para siempre, es decir, que no me jubilaré nunca. Es más, hasta observar también el universo entero. Para siempre. Y si algún día desaparece La Tierra, habrá continuidad en otros planetas, montones de planetas. Siempre que cree usted vida en esos mundos.

Es por todo esto que le ofrezco mi aportación laboral en su inmenso espacio celestial, no sin exponerle antes un poco de mi currículum.

Empecé trabajando joven arrancando malas hierbas en la urbanización donde mi padre tenía el hotelito y encalando chalets.

Con algo más de edad y sin conseguir centrarme en los estudios oficialmente obligatorios, empecé a buscar empleo empezando por lo más bajo: repartiendo publicidad. Y de ahí en adelante los empleos vinieron seguidos; desde cocinero (guarderías y campamentos), seguido de motorista, repartidor de mensajes y comida a domicilio. Pasaron los años de muchos en muchos empleos, terminé en el paro y viviendo de los ahorros. Ahora es el momento de tomar la iniciativa y arriesgar con más fuerza en lo que al tema laboral se refiere.

Sin otro particular esperaré su respuesta con la esperanza de que mi solicitud sea digna de concertar una entrevista de trabajo con el fin de entablar una relación fructífera para ambos.

Suyo afectísimo

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s