Amanece que no es poco

Autora: Mar Rodríguez

Un día caminó hasta el centro del Universo, a ese punto centrífugo donde pasado y futuro enloquecen de melancolía.

Al llegar chasqueó los dedos implorando que sucediera El Milagro, pero sólo aconteció El Silencio.

Descendió por una escalera de caracol de final incierto. Los peldaños eran todos irregulares, y sus pies, al pisarlos, reproducían todos los sonidos del mundo, como si de un caleidoscópico piano se tratara.

Tras los descansillos de la escalera se adivinaba Todo. Al llegar abajo se encontró un visillo. Lo descorrió con temor y descubrió La Nada, que llevaba tiempo cosida a sus pies como una sombra inefable.

“No sé qué hago aquí”, se dijo y poco después esas mismas palabras sonaron en el centro del Universo, formando parte del Eco.

Anuncios

3 comentarios en “Amanece que no es poco

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s