Mi vida, la tuya…

Autores: Raúl Prats y Beatriz Concepción

La vida pasa, y nosotros con ella. Cada día una aventura, un deseo, una esperanza o quizá una ilusión de que el nuevo amanecer vuelva a sorprendernos con algo tan bello como inesperado. Detalles pequeños que generarán ilusiones grandes y hermosas que se convertirán en ese motor necesario para seguir confiando en que todo lo que pasa a nuestro alrededor tiene su sentido. La vida, mi vida, la tuya, la nuestra, ya no puede ser de otra forma porque los dos somos uno. El cruce de caminos que el destino trazó nos unió en algo tan espiritual como bello. Tan  especial que ahora  quiero seguir andándolo, junto a ti, contigo, por ti. Porque sé que recorrerlo no es fácil, demasiados obstáculos que sortear para seguir avanzando y recorriéndolo. Sinsabores y amarguras que se quedan en pequeños malos recuerdos cuando soy capaz de decirte que te necesito para poder superarlos y, sé, que juntos lo conseguimos.

Porque también sé que estás, aunque no te vea. Te presiento y te intuyo cada vez que algo, bueno o malo, sobrevuela a mi alrededor. Tú eres mi esperanza para superarlo pero también el motivo para disfrutarlo cuando la ocasión lo requiera. Andar el camino, de eso se trata y hay que hacerlo bien. Agarrados de la mano y mirando al horizonte, esperando que aquello que nos aguarda más allá sea tan bueno como lo que nos dicta nuestra esperanza e ilusión. Descubrir parajes y momentos dulces, saborearlos como debe hacerse y saber que nunca estaremos solos porque nuestro destino siempre será mirarnos con deseo y ternura y comprender lo que cada uno espera y quiere del otro en esos momentos.

Alejar fantasmas, abandonar los miedos y sentirse fuertes cuando tus ojos miren a los míos. Sin vergüenza ni pudores, mirada limpia y transparente que te llevará directa al interior del alma. Miraré la tuya, verás la mía y juntos podremos comprender que estamos hechos el uno para el otro. Que más allá son pocas las satisfacciones o deseos que podremos cumplir. Mirada dulce y serena que se convertirá en una conexión imperecedera e infinita que te hablará de lo mucho que nos queda por ofrecernos y de que ese momento, el ahora,  es sólo un punto de partida para seguir disfrutando de todo lo bello que la vida tiene reservado para nosotros.

Soñar y vivir, besar y querer, y un abrazo tan intenso que sea capaz de decirte sin palabras que estamos destinados el uno para el otro. Preparados para compartir momentos importantes y esperanzados en que todo, a pesar de las dificultades que puedan surgir, va a salir bien. Porque así lo queremos, lo deseamos y lo buscaremos, siempre, con todas las fuerzas de las que seamos capaces de ponerle a una ilusión tan bella como deseada. Y compartiremos sueños y esperanzas y nuestra meta siempre será abandonar los pensamientos tristes para que la ilusión por todo lo mucho que nos queda por vivir se convierta en la premisa básica de nuestra vida.

Escucharte y comprenderte, estar a tu lado, quererte, desearte, buscarte y pensar que tú también lo harás conmigo. Abrazarte para siempre, fundirnos en un solo cuerpo y disfrutar con cada caricia y con cada beso porque sabremos nunca serán el último, se convertirán en el nuevo punto de partida al que regresar cada mañana cuando el sol nos anuncie que estamos preparados para seguir avanzando y recorriendo de la mano ese camino que un día decidimos que queríamos andar juntos…

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s