Querido diario

Autora: Beatriz Guillén

Querido diario, 12 enero 2017.

No puedo contárselo a mis padres, soy homosexual, me gustan los chicos, hoy Francisco me ha mirado y me ha sonreído, lo que ha despejado la duda. Soy muy feliz.

Querido diario, 14 febrero 2017.

Fran y sus amigos han empezado a hablar entre ellos, ¡Jo! Le miro y cada vez me gusta más es guapísimo, esos ojos azules y esa sonrisa, con dieciocho años que tengo y no he tenido novia, la gente habla, puede sospechar de mí.

Querido diario, 3 Marzo 2017.

Hoy Fran se ha acercado a mi pupitre y me ha lanzado un beso: “Guapo”, me ha dicho, la gente se ha reído de mí, lloré, pero entró la profe y se callaron todos. Estoy metido en un grupo de WhatsApp y se ha corrido la voz, “Maricón” me llaman. Papá y mamá siguen sin enterarse.

Querido diario, 25 marzo 2017.

Me prohíben acercarme a Fran, incluso me insultan en el pasillo.

Querido diario, 27 marzo 2017.

Duermo mal, tengo pesadillas, lloro, y todo por Fran, no puedo más, el WhatsApp está lleno de comentarios homófobos contra mí, no sé qué hacer.

Soy gordo y estoy sin amigos, solo Julia me da ánimos, pero a ella la llaman marimacho, no sé, no puedo…

Querido diario, 1 abril 2017.

Él me ha escrito en el WhatsApp, ¡Dios! No puedo… me duele, me da rabia, me dice cosas como que “Mariquita, te gusto, pues mira” y muestra sus partes más íntimas, no sé que hacer…

Querido diario, 2 de febrero 2018.

Julia hoy ha hablado con la profe, ha sido valiente, ella ha hablado para que papá y mamá se enterarán de la situación, ¿qué pasará? Ahora no lo sé…

Querido diario…

(Paso el tiempo)

Queridísimo diario.

No sé en que día vivo hoy pero te he encontrado…

Soy feliz, mis lagunas se han disipado, mis padres están orgullosos de su hijo gay, son mayores, esto de la homofobia paso de moda, vivo de forma completa; he visto este diario y me he puesto a escribir, qué cosas me pasaban a los dieciocho años, y es que era inseguro, ahora tengo mi doctorado, tesis y soy catedrático en una universidad española, seguro que Francisco y sus amigos no llegaron a tales niveles; ahora es el bullying, como lo llamaban antes, acoso escolar, tengo pareja estable y estoy casado, hago caso omiso del WhatsApp y de las redes sociales, me resbalan como si cayera agua sobre mi chubasquero.

Y es que en esta vida el amor de un padre y una madre es incondicional, más que ese Fran y su pandilla, menos mal…

Que Julia mi mejor amiga, casada y madre de dos hijos, uno ahijado mío, le llamo la atención a la profe y al director de ese Instituto, y yo, aquí estoy con crisis de cuarenta pero vivito y coleando. Nunca volveré a negar mi condición sexual y nadie me pegará y humillará, por ello cierro este diario pronunciando estas últimas palabras: mira con los ojos del Creador, que todo es bello si hay pureza en tu interior y aquellos que no los vean así, mejor dejarlos ir.

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s