Encuentro

Autora: Sandra Castagnetto

Se oyó un golpe de fondo. Cuando quise abrir mis ojos él estaba allí, detrás de la mesa que había delante de la puerta. Su mirada se clavó en mi piel. No pude dejar de temblar cuando me percaté de su presencia.

Apreté mis labios para que no dijeran nada, nada que pudiera romper el silencio cortante del ambiente cargado, cargado de rumores de su voz que empezaba a susurrar como un lamento que oía sin rumbo.

No dijimos nada. Nos encontramos allí. En silencio, sin saber si llorar o reír. Hacía años que no sabía de su existencia. Un día se perdió y su lamento no se volvió a escuchar, sin saber nada, sin contar con nada. Empezó a hablar, yo no quería oír.

De repente la lluvia asomándose por la ventana, nos hizo reparar en el tiempo, tiempo que se detuvo por unos minutos sin saber si decir o seguir en silencio. El pensamiento se deshizo por unos instantes y recogió pedacitos de cristales repletos de recuerdos que viví con él antes de marcharse.

Abrí la puerta sin hablar, sin mirar y sin casi respirar para no volver a recordar un día en el que cayó en el vacío su presencia, en que  descubrí que todo era antes. No dije adiós y me esfumé. Dejándole a él con su tiempo, sus vivencias, sus anhelos.

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s