El martillo, la sierra, y el destornillador

Autor: Pedro Sobrevilla

Había una vez una sierra, un destornillador y un martillo. El destornillador tenía el mango amarillo, el martillo lo tenía de color azul y la sierra tenía el mango rojo.

Las tres herramientas fueron encontradas en un garaje donde había un coche clásico americano que su pintura brillaba cuando salía el sol y se veía reflejado el paisaje de la carretera; la pintura era de color rojo intenso.

Cuando las tres herramientas trabajaban para su dueño, en labores de bricolaje y carpintería, había un saxo de color dorado que, cuando sonaba la música, homenajeaban a una pianista de color llamada Nina.

Nina, de niña, hacía atletismo por África, en los paisajes salvajes de la sabana y el Serengueti, y soñaba con ganar un trofeo de oro, y que un día perdió la oportunidad por salvar a un cachorro de impala que se extravió de su familia y de su manada.

Sigue leyendo

Habrás oído decir…

Autor: Pablo Gascón

Habrás oído decir de lánguidas voces

que ya las flores no perfuman con sus fragancias,

que ya las montañas no desprenden

las musicales notas del murmullo asiduo,

sino que en un velamen danzan escondidas,

sus senos protegiendo del diente envilecido.

Del diente envilecido que amamantó la noche,

alimentó las sombras y, desde su insolencia,

manchó las sepulturas que lloran por amor.

Sigue leyendo

Forbeat

Autor: Antonio del Cerro

Todo es muy western en Forbeat. No es el Lejano Oeste pero está lejos, al oeste del continente. También hay mucho ganado y pistoleros. Hay salones sin bailarinas de cancán pero se bebe mucho whisky y se juega a las cartas. Corre mucho el aire y hay molinos.

Nuestro héroe, Jack, es un pistolero. Tiene dos pistolas y una escopeta. El malvado Hogun es chino. Hogun roba cabezas de ganado y las vende en las ferias. Como el sheriff estaba enfermo, un granjero, que se dio cuenta que le faltaban vacas, llamó a Jack. Jack estaba de guardia en el banco y fue a caballo a buscar a Hogun porque un confidente del sheriff le dijo que había sido el oriental.

Jack encontró a Hogun con las vacas y le expulsó de Forbeat. Le amenazó y Hogun se fue a las montañas de la frontera. El sheriff felicitó a Jack y finalmente le hizo su ayudante. Las vacas volvieron con el granjero que ya estaba más tranquilo porque Hogun no volvería a robarle nunca.

¡Qué soberbias las torres…!

Autor: Pablo Gascón

¡Qué soberbias las torres inconscientes,

prodigios natos, estancias soldadas!

¡Al son de su silencio van cien hadas

que llevan del brazo a los contendientes!

 

Luchas y reyertas. Óyese rugiente

crujir sobre las mortales encimadas

del castellano brío. Enturbiadas

las aguas bajan desde los puentes.

 

¡Oíd los temblores de la batalla

de los marcados por dos hendiduras!

Naciendo están sus almas. ¡Pobres huestes!

¡Que solo al Dios hablan!

Y el buen Dios calla siempre.

¡Les cuelgan de su puño ataduras…,

y ruegan como infames al celeste!

Un día en el parque

Autora: Sandra Castagnetto

Las puertas se abren. Entramos por la puerta lateral en dirección a los chorros. Llegamos a éstos y nos quitamos las mochilas dejándolas en el suelo, al lado de la entrada en la tienda de suvenires.

Hacía calor y nos sumergimos en los chorros, empapando nuestra ropa de verano que estaba esperando que se sometiera al frío agua de la atracción.

Durante veinte minutos buceamos bajo el agua dando vueltas a las Pérgolas.

Salimos de los chorros. Nos dirigimos a la atracción de las gafas virtuales. Nos pusimos en la fila esperando nuestro turno, nerviosos, excitados por el sonido del carro sobre los raíles.

Sigue leyendo