Habrás oído decir…

Autor: Pablo Gascón

Habrás oído decir de lánguidas voces

que ya las flores no perfuman con sus fragancias,

que ya las montañas no desprenden

las musicales notas del murmullo asiduo,

sino que en un velamen danzan escondidas,

sus senos protegiendo del diente envilecido.

Del diente envilecido que amamantó la noche,

alimentó las sombras y, desde su insolencia,

manchó las sepulturas que lloran por amor.

Por amor, sustento. Por el amor yacente

del hombre tierno y triste que amó la soledad.

Hijastro de la duda, amigo de la infamia,

contrito por la pena, por la pena negrísima

de los poetas grises que anhelan la verdad.

La verdad del lloro, del llanto y de la risa,

del roído rugido del grillo devorado

por el mal cuyo estrépito la llama aliviará.

¡La llama aliviará!

 

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s