Mensaje de esperanza

Autor:  Pablo Gascón

El verso, una vez más, despliega dulcemente

sus frágiles aletas,

y se incrusta en las voces

de cuyos adentros partió,

irritado y soñoliento.

Una buena noticia

envía el mensajero que antaño vio las flores

crecer con nostálgico ardor y nacer

con mortífero sueño…

Debéis saber que, pese al griterío,

existen nuevas flores que plácidamente sonríen

en los márgenes de los ríos;

hay impuros testigos recelosos

que invocan a los dioses y observan su misterio

con la certeza omnisciente de que serán así prodigios;

alimentos, manjares, esperando a que el hombre

cese de hacer oprobio en sus quehaceres;

peces irradiando su brillo, que carecen de espinas;

cuentos, miles de manos que señalan el calvario,

arrogantes fusilados cuyos fusiles detestan;

sañudos sentimientos en los fondos escondidos

para ser absorbidos, eternamente condenados;

cornetines, tambores, liras, panderetas;

objetos depositados en un cajón cuya presencia

nunca será olvidada por el robledal

ni la alameda;

pescadores, marineros, mirando la cálida estela

que deja el barco tras su paso,

que deja la barca y su huella.

Huella triste, luna llena,

luna amarga, amarga huella:

sabe que tú eres tan mía

como del mar es la estela:

No desconfíes del mar,

no cejéis en la espera.

Nunca maltrates el rumbo

del nombre de nuestra huella.

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s