Caja de colores del tamaño de una maleta

Autora: Mª Antonia

¡Por fin llegaba a casa!

Sacó el llavero y abrió el portón mirando de reojo el latón de la puerta. Seguía sin gustarle.

Ascendió los tres peldaños que daban a la cancela y la abrió. Hoy no subiría en el ascensor, no había hecho suficiente ejercicio, así que anduvo rápido hasta el tercer piso.

Al pasar el umbral de la puerta, se encontró con su gato maullando. ¡Que contento se ponía cuando la veía aparecer!

A continuación, realizó las tareas rutinarias de la llegada a casa: dejó las llaves y el bolso, se quitó el abrigo, buscó unos zapatos cómodos y de repente la vio. ¿Qué hacía encima de la mesa del salón una caja de colores del tamaño de una maleta? Se acercó despacio y se preguntó ¿quién se la habría enviado?, sabiendo que Josefa había abierto al transportista.

Encima de la caja, en papel blanco, había pegada una etiqueta: no abrir hasta las doce horas del día veinticuatro. No constaba ningún remitente. ¡Qué cosa tan rara! Estuvo tentada de no hacer caso pero decidió ser obediente por una vez y esperar, la retiró de la mesa y la dejó en un rincón.

Sigue leyendo

Anuncios

El mar

Autor: Antonio del Cerro

La orquesta “Casa Central Española “estaba en el barco donde iban a tocar el día elegido, por ser el cumpleaños del capitán. Lucas, el director de la banda era alto y guapo. Su afición era la música y los viajes. Estaba como pez en el agua en su trabajo el día de la celebración.

La mañana del veinticinco, el día del cumpleaños empezó a ver globos en todos los camarotes donde iba. ¿Qué raro? – Pensó y dijo a un músico: ¿Quién habrá puesto los globos?

Preguntaron y nadie lo sabía. Le dijeron que era un cumpleaños y Lucía, que tocaba el violín pensó que era magia.

Al mediodía tocaron en el salón de la cubierta de camarotes y poco después ya no había globos en el barco.

Sigue leyendo