Brisa

Autor: Héctor Higuera

Agachó la cabeza en el mismo momento que la bala atravesaba el cristal y se hundía en el mostrador.
Durante días, la niña se alejó de la ventana. Escuchaba el sonido de los rifles de los francotiradores yugoslavos sobre la calle que, a instantes, irrumpía, penetrante, en la tienda y, escondiéndose en el almacén, lloraba hasta que el abrazo de su madre la protegía. Temía la luz de la ventana; y la inquietaba, porque cada día de aislamiento la acercaba más a ella. Avanzaba hasta el mostrador, se detenía y se retiraba, nerviosa, al almacén.
La frecuencia de disparos disminuyó. Ella, aterrada, pero con determinación, atravesó las cajas y muebles abandonados del escaparate y se acercó a la ventana. La luminosidad cegó sus ojos por unos segundos. Posó su frente sobre el frío cristal y respiró, exhaló, el aire que atravesaba el orificio creado por la bala.

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s