La primera vez que…

Autora: Montserrat Yusta Pascual

La primera vez que me emocioné con el “recuerdo de mi abuelo…”:

Todavía me acuerdo de su rostro, han pasado ya muchos años pero su imagen vive en mí, y más allá, en lo más profundo de mi corazón.

Lo recuerdo, su cara sonriente, de gesto pacífico y mirada tranquila y serena. Sus arrugas por el paso del tiempo indicaban una clara vejez. Recuerdo (creo) sus manos considerables, típicas de un hombre y muy trabajadas debido al oficio que desempeñó desde muy joven.

Recuerdo muy claramente su voz, una voz pausada y fuerte, altamente sonora. Ese recuerdo sigue siendo vívido.

Su memoria al cabo del tiempo, muchos años después de su fallecimiento, va poco a poco quedándose en mi diario; en el cual, hice una pausa y lo continué como si mi abuelo viviese todavía.

Un recuerdo melancólico invade mi ser y me lleva a continuar las siguientes páginas. Los dos sentados en el sillón del salón, me contaba historias, cuentos infantiles, y es que era una niña y él sabía muy bien lo que contarme inspirándose en los dibujos animados que contemplábamos juntos en el día a día…

Todo era hermoso para mí, me sentía muy feliz escuchando sus palabras con tanto amor, que le sentía como una luz que iluminaba mi camino. La escuela no era importante ni interesante, así lo percibía, prefería sentarme a su lado y ver ese rostro tan agradable… quizás por mi inmadurez.

Yo contaba con tan solo tres o cuatro años, y no me hacía a la idea de no verle más, no entendía el porqué; mi madre me dijo en su día allá por el año 1981, que estando tumbado boca arriba y muy quieto, como profundamente dormido, le diese un beso en una de sus mejillas. Lo primero que se me pasó por la cabeza, es que me estaba despidiendo de él, y sí, así fue. Lo recuerdo.

Continúo mi diario ya contando con bastante más edad y me emociona el recordarle… pero sigo un rato por la tarde, porque, aunque sé que ya no está, el recuerdo plasmándolo en mi cuaderno, me hace revivir mi infancia en su presencia.

Hace ya un tiempo, hice una pausa, lo dejé ahí, pero seguiré con ese bonito recuerdo de sentirme feliz estando junto a mi abuelo materno: una persona entrañable para mí, cariñosa y atenta.

Anuncios

2 comentarios en “La primera vez que…

    • Muchas gracias, Bea…, tú que eres tan sensible…, sabía que te iba a gustar mi texto tan sumamente real. En el siguiente que escriba, dejaré volar mi imaginación, será diferente.

      Me gusta

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s