Resumen clase 23 febrero

Estación de Moncloa. Salgo del tren. Llego tarde. Subo apresuradamente las escaleras. En la calle adelanto a los transeúntes para llegar a mi primera clase del Taller de Narrativa. A paso rápido avanzo por la calle y ya alcanzo a ver un grupo compacto de personas. Un último esfuerzo y estoy. Cinco minutos tarde. El grupo me recibe con alegría, a pesar del retraso. Ellos han estado hablando despreocupados. Apretones de mano, abrazos y besos. Siento que soy uno más. Es el momento de comenzar el Taller de Narrativa.

Esta primera clase sirve de toma de contacto. Jorge, el profesor responsable del Taller de Narrativa, nos pregunta a todos: ¿Por qué estamos aquí? Las contestaciones son variadas, desde una afición tardía por escribir, pasando por aprender una nueva forma de comunicarse y mejorar sus habilidades, terminando por el motivo común a todos: divertirnos.

Empezamos con un juego, el cadáver exquisito, que consiste en que la primera persona debe escribir un personaje, la siguiente escribirá el lugar donde se encuentra sin saber lo que ha escrito el anterior y la tercera persona escribirá cuál es su historia, así sucesivamente, por último, se unirá todo y se leerá. En principio, la historia parece que no tiene sentido, aunque hay curiosas relaciones que nos sorprenden. La siguiente fase es enlazar, y uno a uno, vamos enlazando nuestro escrito con el anterior hasta formar historias divertidas. Trabajamos en equipo.

En el segundo juego escogemos al azar entre unos trozos de papel donde aparecen acciones, por ejemplo: peinarse, ducharse, atarse los cordones…con la acción que te hubiera tocado, cada persona debía describirla para que los demás acierten que había escrito en el papel. Pero tenías libertad de acción. Así que se dieron entre los participantes descripciones muy variadas. Minuciosas, unos. Otros, cercanas, de andar por casa. Y alguno decidió escribir un texto gracioso que pudiera divertir a los demás. Nos reímos.

El Taller de Narrativa se despedía hasta su nueva edición. Nos habíamos conocido, empezábamos a construir sensaciones de grupo, y nos divertimos. La segunda clase solo podía ser mejor. Esperaremos. Ahora, después de salir, nos vamos juntos a tomar algo y hablar del taller o que tal llevamos la semana. Nos vemos pronto.

Anuncios